El canario cantautor.

Página electrónica del Canario de Canto Español o Cantor Español.

¿QUE ES EL CANTOR ESPAÑOL? CONCURSOS 2019-2020 REGISTRO DE PEDIGRÍ

Una opinión personal sobre la lucha contra la educación en el Cantor Español


En el canario Cantor Español la educación mediante maestros o medios artificiales está prohibida. En concurso el juez puede descalificar por este motivo a aquellos ejemplares que tenga el pleno convencimiento de que han sido educados.

En la práctica resulta sumamente complicado descalificar un ejemplar por haber sido educado salvo casos muy evidentes. ¿Qué supuestos son esos? Personalmente únicamente consideraba como tales los siguientes:

  1. Ejemplares discontinuos educados con audios compuestos sobre la base del canto de los ejemplares obtenidos por el malogrado Manuel Fernando, de Baleares, a mediados de los años 2000, y que son los utilizados por muchos criadores de Timbrado en FOCDE.
  2. Ejemplares educados con audios de cantores españoles de reconocida calidad y que han sido objeto de tal difusión mediática que la mayoría de los criadores puede identificarlos claramente sin el menor género de duda.
  3. Ejemplares que emiten sonidos artificiales o fragmentos de melodías musicales.

En la actualidad, toda descalificación por educación que se salga de estos supuestos es técnicamente complicada ya que se basaría en habilidades o capacidades subjetivas del juez, como pudieran ser una memoria auditiva fuera de lo normal.

Personalmente me encontré con casos en los que tuve el convencimiento absoluto de que un ejemplar estaba educado, pero, con independencia de mi mayor o menor memoria auditiva y del hecho de que tuviese una de las mayores bases de datos de grabaciones de Cantor Español, era consciente de que ese canario no sería descalificado en otros concursos puesto que otros compañeros carecían de referencias para detectar la educación. Así que en esos supuestos no descalificaba, pero dejaba al ejemplar con una puntuación que no le permitiera optar a premio.

Recuerdo especialmente una ocasión en la que un criador protestó por la puntuación obtenida por uno de sus ejemplares. Desde el año 2002 he grabado la mayor parte de los ejemplares que he enjuiciado y muchas de esas grabaciones las llevaba en el portátil que usaba en los enjuiciamientos. Casualmente tenía localizada la grabación usada para educar al ejemplar en cuestión, ya que se trataba de un canario que, además de haber sido puntero en los concursos de la temporada en que nació, tenía una característica fenotípica que lo hizo destacar todavía más. Pues bien, como las circunstancias del concurso lo permitieron, únicamente tuve que darle al play para que el criador en cuestión tuviera cumplida explicación del motivo por el que su ejemplar no pasó de los 89 puntos. Evidentemente el ejemplar del que hablamos no fue descalificado en ningún concurso aquel año, yo contaba con la ventaja de recordar el canto del ejemplar original por haberlo enjuiciado y premiado en su momento, haberlo grabado y tener localizada la grabación.

Con esto únicamente quiero decir que, aunque tengamos datos objetivos (grabaciones comparativas) entran en juego demasiados factores subjetivos (conocimiento previo del canto usado para educar y memoria auditiva del juez).

La única forma de poder realizar una descalificación por educación lo suficientemente objetiva durante un enjuiciamiento sería la siguiente:

  • Crear una base de grabaciones lo más amplia y completa posible.
  • Tener una herramienta informática de reconocimiento que programada con unos parámetros determinados pudiera detectar parecidos sospechosos, como por ejemplo semejanzas melódicas, rítmicas y de repertorio por encima de un porcentaje preestablecido. Todos sabemos que a lo largo de los años hay giros e incluso series de giros que se repiten sin mediar educación en líneas altamente consanguíneas o entre la descendencia de ejemplares con un grado elevado de heredabilidad de sus características canoras, se trata de no confundir parecidos familiares razonables con semejanzas sospechosas de educación.
  • Obligatoriedad en todos los concursos de grabación de los ejemplares participantes y uso de la herramienta informática.

Con todo, a pesar de contar con la herramienta informática, seguiremos teniendo un amplio margen de error tanto en la detección como en la no detección.

Las técnicas de educación han evolucionado mucho. Hoy en día podría decirse que únicamente utilizan audios de canarios concretos los menos hábiles. Los más puestos en el tema de la educación utilizan con maestría los editores de sonido y componen sus propias canciones, motivo por el que no serían detectadas por la herramienta informática.

Por otra parte, el cruce con canario silvestre o Malinois para conseguir los alumnos perfectos también está siendo superado. Hoy en día los que educan no buscan solo buenos aprendices, muchos buscan alumnos que además tengan la capacidad de enriquecer y personalizar el material de educación. Un ejemplar con capacidad compositora expuesto temprana y controladamente al audio maestro al que se deja personalizar su canto tampoco sería detectado por la aplicación.

La lucha contra la educación no puede quedarse solo en manos de los jueces. Asociaciones y criadores tienen que involucrarse.

Está claro que en las asociaciones pequeñas es más fácil detectar a los tramposos y tomar las medidas necesarias (reglamentos internos, prohibición de concursar, etc.).

Pero cuidado, tenemos que distinguir entre educación consciente y voluntaria y copia accidental por negligencia, desconocimiento o por no tener los medios materiales necesarios para la cría de nuestro canario.

En el caso de la copia accidental hay que analizar las causas y ayudar al compañero para que no se repita.

Recuerdo hace unos años que un amigo me pidió por favor que le escuchara una grabación. El año anterior había tenido un canario extraordinario y tenía un lote de dos canarios que sus compañeros de asociación le decían que habían copiado del padre. Efectivamente, el parecido entre el padre y esos dos hijos era sumamente sospechoso. El propio criador decidió no presentar a concurso esos canarios. A veces las precauciones que tomamos durante la cría resultan no ser suficientes y nos encontramos con casos de copia accidental de repertorios. Un criador consecuente y comprometido con la selección de la raza no presentará esos ejemplares a concurso y analizará qué puede haber fallado para que no vuelva a ocurrir. Además, teniendo en cuenta que seleccionamos compositores, que queremos desarrollar el innatismo, tendremos que valorar hasta qué punto unos canarios que demuestran esa facilidad para aprender el canto de su progenitor habiendo estado expuestos al mismo mínimamente son aptos genéticamente, ya que suponen un desvío respecto al objetivo que buscamos, un canario compositor.

En resumen, luchar contra la educación en el Cantor Español es trabajo de todos. Pero basémonos en hechos constatables. Recordemos que en este mundillo nuestro la acusación de educar se ha utilizado en demasiadas ocasiones única y exclusivamente con la finalidad de desprestigiar a criadores por frustración, envidia o animadversión personal.